Río Cuarto (1974)
     
 

En 1974, Osvaldo Soriano realiza la más fantástica radiografía de la época en su libro “No habrá más penas ni olvido”. Yo me encuentro viviendo y trabajando en la Universidad Nacional de Rio Cuarto, Córdoba, como profesor de la cátedra de Fotografía. Los conflictos sociales y el clima de violencia crecen en Argentina y se vuelven cada vez más inquietantes. Muere Perón y la Triple A, al mando del siniestro López Rega, comienza a actuar también en Rio Cuarto. Corren rumores cada vez más ominosos. Desaparecen personas. Siento que mi vida y la de muchos otros colegas corre peligro y pienso que quizás no sea mala idea volverme “mas visible” con la inocente esperanza de evitar riesgos mayores; así que decido concretar de una vez por todas una muestra con las fotografías que fui tomando durante ese año en Rio Cuarto y sus alrededores. La muestra se inaugura con bastante repercusión mediática en la Galería Fernando Fader. Pocos días después, la Universidad es clausurada y prácticamente todos los profesores de la UNRC somos expulsados. Regreso a Buenos Aires preguntándome si debo abandonar el País o no. Las noticias son pocas, confusas, ambiguas. Decido quedarme, pero durante noches y noches me dedico a quemar todos los libros hipotéticamente comprometedores. Lo cual era una tarea dolorosa, clandestina, compleja y surrealista: uno de los libros que decidí quemar fue Caperucita roja.